Octubre

Estrenamos el mes de las tardes cortas, de sacar abrigo y refugiarnos en casa. Este mes caerán las hojas de los árboles, ya lo sabemos. Otro mes que viviremos y luego pasará, que nunca volverá a repetirse.

A veces, en octubre, es lo que pasa.

Cuando nada sucede,
y el verano se ha ido,
y las hojas comienzan a caer de los árboles,
y el frío oxida el borde de los ríos
y hace más lento el curso de las aguas;

cuando el cielo parece un mar violento,
y los pájaros cambian de paisaje,
y las palabras se oyen cada vez más lejanas,
como susurros que dispersa el viento;

entonces,
ya se sabe,
es lo que pasa:

esas hojas, los pájaros, las nubes,
las palabras dispersas y los ríos,
nos llenan de inquietud súbitamente
y de desesperanza.

No busquéis el motivo en vuestros corazones.
Tan sólo es lo que dije:
lo que pasa.

Ángel González

Poco más se puede decir cuando ha hablado el poeta, aunque, el músico, siempre tendrá la última palabra.

Pedro Guerra – A veces, en octubre, es lo que pasa

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: