Al máximo sin pasarse

No has escuchado a nadie en toda tu vida, yo tampoco. Si lo hubiéramos hecho esa experiencia nos habría transformado irremediablemente, habría un antes y un después.

Con esta hipótesis comienza Moisés Mato su monográfico del Teatro de la Escucha en la Sala Metáforas de Madrid, al que tuve la suerte de asistir el pasado septiembre. Cuando empiezas un curso escuchando semejante afirmación subes una ceja y piensas para tus adentros “se está equivocando, yo he escuchado a algunas personas, tal vez no muchas, pero lo he hecho y sé de qué va este rollo porque he estudiado muchísimo sobre comunicación”. Bueno, en realidad no sé con qué palabras pensé ese pensamiento, pero sé que subí la ceja, que mi ego se defendió y que sacó toda la artillería de mi soberbia para defenderse.

Todo el curso giró en torno a esta idea, nada más, así de sencillo. No hicimos otra cosa que abordar la escucha  desde diferentes perspectivas y ejercicios. Ya nos lo advirtió Moisés justo al principio, que sólo trataríamos una idea durante diez horas. Dicho así puede parecer el curso más cansino de la historia de la pedagogía, pero resultó todo lo contrario. Cuando quieres romper un patrón firmemente arraigado no puedes correr, tienes que dedicar todo el tiempo posible a la toma de conciencia sobre el error básico en el patrón.

Moisés me pareció un gran educador, con una visión un tanto particular y un concienzudo trabajo a sus espaldas no sólo respecto a técnicas, sino también respecto a la metodología y la teoría que sustenta su enfoque. Me quedo con el lema que nos transmitió durante todo el curso y que da título a este post. Representa la que debería ser nuestra actitud frente a la vida y a las relaciones personales para que se conviertan en significativas.

“Al máximo sin pasarse” significa explorar los límites de las relaciones, es escuchar y hablar totalmente. Puede que en algún momento nos pasemos de la raya, en ese momento corregiremos el rumbo, pero seguiremos explorando el límite. No hacerlo significa mantenernos en relaciones que no nos retan y, por tanto, no nos aportan valor. Pasarnos significa invadir el espacio en el que el otro no quiere que entremos y, por tanto, faltarle el respeto. Pero cuando la otra persona me lleva al límite, voy cogiendo confianza y ampliando mis propios límites, lo cual me ayuda a crecer.

Porque estamos explorando el límite, las relaciones humanas requieren tiempo para encontrar el equilibrio entre la tensión y la alegría. Este es el punto de encuentro entre dos personas, con nuestro trabajo y con cualquier cosa que merezca la pena ser vivida.

Una de las grandes habilidades de Moisés Mato es lanzar preguntas poderosas. La que más reveladora me resultó fue “¿A tu alrededor la gente crece?” Esa es la medida de que tus relaciones son significativas.

Esta es una sola de mis reflexiones sobre el Taller, no quiero contar más para no hacer “spoiler”, pero hay mucho más, básicamente una experiencia que te enfrenta a la parte de “status quo” que tienes interiorizada, un espejo en el que mirarte y mejorar, un juego con el que te diviertes y a la vez te conmueves.

Hemos cambiado la comunicación por el intercambio de palabras. Hemos asumido que las relaciones no deben tocar temas incómodos. Olvidamos que se puede crecer en sacrificio y en humildad, pactamos en relaciones de mínimos para no ir al límite. Todo esto he visto dentro de mi y también fuera.

Al tratarse de una metodología teatral trabajamos básicamente con el cuerpo, el movimiento, el contacto físico, la voz y otros elementos corporales. Sin embargo, no hace falta ser actor o actriz para hacer este curso, porque la dramatización es un recurso que sólo usamos en contadas ocasiones. Si te ha gustado, no dudes en apuntarte a la próxima edición.

Por cierto, gracias @islomar por animarme a escribir este post.

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. islomar
    Nov 06, 2014 @ 22:26:56

    Gracias a ti, una vez más, por COMPARTIR 🙂

    Leyendo el post, me dan ganas de luchar contra mi introversión y apuntarme a alguna convocatoria futura ^__^

    Muy interesante muchas cosas que comentas. La exploración de los límites, ese “juego” que ya comenzamos en nuestra más tierna infancia… y que creo que de manera más o menos inconsciente seguimos haciendo a lo largo de toda nuestra vida.

    Algo que has comentado también a mí me ha sacudido por ser algo que no siempre llevo a cabo: ser capaz de llegar a ese equilibrio tensión-alegría en las relaciones. No quedamos en la cómoda distancia que evita conflictos para tampoco enriquece especialmente.

    Y respecto a la escucha, me quedo con la duda sobre qué significa para Moisés Mato “ESCUCHAR”, así, en mayúsculas. ¿Empatizar al 100%? ¿Hacerlo libre de todo prejuicio y ego? (algo totalmente imposible en mi opinión, al menos en el subconsciente e inconsciente, diría yo). Supongo que tendré que asistir al taller para entenderlo 🙂

    Me alegro mucho de que hayas escrito este post 🙂

    Me gusta

    Responder

    • maicatrinidad
      Nov 07, 2014 @ 14:25:04

      No sé por donde andas últimamente, porque leí que volvías a España, pero no sé si a Madrid. Por si te pilla bien, este sábado hay otro monográfico sobre “Teatro Encuentro” en Sala Metáforas con Moisés y es muy probable que me apunte. Así, si te animas a ir, al menos tendrás una amiga desvirtualizada 😛
      Qué interesante todo lo que planteas, de todo, no puedo evitar volver sobre el conflicto, ese apasionante tema que nos trae de cabeza. IMHO en esta sociedad higienizada hemos crecido pensando que las mejores relaciones son como una balsa de aceite, instaladas en esa calma chicha que no nos lleva al crecimiento pero tampoco al conflicto. El precio es renunciar al reto que supone un acercamiento real a los demás. Prefiero el dolor del conflicto, que me obliga a revisarme y a mejorar.
      Sobre qué es la escucha creo que no es ninguna de esas cosas que dices, pero tampoco sabría decir por qué. En cualquier caso, lo mejor es acercarse y aprender con Moisés, seguro que le sacarás partido (y no te preocupes por tu timidez, ese es el punto de partida que cualquiera que quiera escucharte habrá de respetar, aunque poco a poco vaya explorando tus límites).
      Gracias por apoyarme a compartir. Besazo

      Me gusta

      Responder

  2. islomar
    Nov 08, 2014 @ 11:27:22

    Qué pena, este puente estoy totalmente fuera. ¡¡Disfrútalo tú si finalmente vas!!

    Qué casualidad, porque recientemente he empezado (con ayuda 🙂 ) a entender justamente todo eso que comentas sobre el conflicto en las relaciones. Toca cambiar algunas idealizaciones…

    Y sí, hace 3 semanas que llegué de vuelta a Madrid, así que seguro que pronto nos desvirtualizaremos 🙂

    ¡Un abrazo!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: